20 de marzo de 2019

AUDIENCIA DEL PAPA FRANCISCO

Hoy el Papa nos habla de la tercera invocación con la que le pedimos que se haga su Voluntad. Pues, la Voluntad del Dios está muy clara. Nos la ha revelado Jesús, el Hijo enviado para redimirnos. Y redimirnos de todos nuestro pecados, ¿para qué? Pues, precisamente para eso, para salvarnos de la esclavitud de la muerte y darnos la Vida Eterna junto a Él en plenitud de gozo y felicidad.

Realmente, esa es la Voluntad de Dios de la que el Papa Francisco nos habla hoy. Nuestro Padre Dios quiere salvarnos y necesita, eso sí, nuestra colaboración, pues nos ha creado libre para que seamos nosotros los que decidamos si queremos dejarnos salvar por su Amor y Misericordia. Sí, Padre Bueno del Cielo, queremos colaborar contigo para que por tu Gracias y Misericordia, ser salvados para estar contigo toda la eternidad. Amén.




PAPA FRANCISCO
AUDIENCIA GENERAL
Plaza de San Pedro

Miércoles, 20 de marzo de 2019






Queridos hermanos:
Continuamos con la catequesis sobre el Padrenuestro, y hoy lo hacemos reflexionando sobre la tercera invocación: «Hágase tu voluntad» que se une a las dos primeras de este tríptico: «sea santificado tu nombre» y «venga tu Reino». Dios siempre toma la iniciativa para salvarnos, y nosotros lo buscamos en la oración, y descubrimos que Él ya nos estaba esperando. Esa es la voluntad de Dios y es lo que pedimos para que se cumpla su plan de salvación.

Como nos dice la primera carta a Timoteo, Dios quiere que todos los hombres se salven. Por tanto, cuando pedimos a Dios «hágase tu voluntad» quiere decir que no nos resignamos a un destino que no conocemos ni compartimos, sino que confiamos en Él, como nuestro Padre, que desea para nosotros el bien y la vida. Las insidias del mundo, que llenan de obstáculos este proyecto, son vencidas por la fuerza de una oración que pide, como el profeta, cambiar las espadas en arados y las lanzas en podaderas.

Si rezamos es porque creemos que estas realidades de destrucción y muerte, pueden ser transformadas en instrumentos para generar fecundidad y vida. Dios tiene un proyecto para cada uno de nosotros, y confiando en Él, nos abandonamos en sus manos también en el momento de la prueba, seguros de que escucha nuestro grito y nos hará justicia sin tardar.


Saludos:
Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española venidos de España y de América Latina, de modo particular a la Fundación Manos Unidas de España que, desde el compromiso cristiano en su campaña contra el hambre, busca cumplir la voluntad de Dios para que a nadie falte el pan cotidiano ni lo necesario en sus vidas. Pidamos al Señor que nuestro testimonio y nuestra oración, sean el revulsivo para que todos los hombres lleguen al conocimiento de la verdad y se salven. Que Dios los bendiga a todos. Muchas gracias.

13 de marzo de 2019

¿PENSAMOS EN EL MISMO DIOS?

Resultado de imagen de ¿Qué Dios nos revela Jesús?
dice la Carta a los Hebreos, “él es el resplandor de su gloria y la impronta de su ser” (Hebreos 1, 3).



Hoy he tenido este pensamiento. No es que me haya venido de repente, pues hace algún tiempo lo he pensado porque lo había oído. Todos somos católicos y creyentes, pero, ¿creemos en el mismo Dios? Y es que así ocurrió en tiempo de Jesús. Su propio pueblo esperaba otro Dios. Quizás un Dios con poder, con gloria y con muchas reglas. Un Dios que, de alguna manera, encajara con el que ellos se habían imaginado y de acuerdo con las leyes que ellos habían puesto al pueblo.

Según parece, Jesús no encajó con esa idea que ellos se habían imaginado ni con el Mesías que ellos esperaban, y ya sabemos lo que ocurrió. La pregunta es, ¿creemos nosotros en el mismo Dios o, quizás sin darnos cuenta mi Dios y el tuyo son diferentes?

Cuando somos pequeños nuestros padres se encargan de nuestro desarrollo y mantenimiento, pero, no sólo nos sustentan sino que nos educan y nos van enseñando lo que está bien, lo que no debemos hacer porque está mal...etc.

Nos ponen reglas que nos sirven para la vida y para nuestro bien y para la convivencia con los demás De igual forma, nuestro Padre Dios nos revela su Amor a través de su Hijo, predilecto, Jesús, nuestro Señor, y nos enseña como podemos llegar a Él, conocerle y vivir según sus mandamientos. Porque, como Padre, nos enseña y nos educa para que sepamos vivir de acuerdo con su Voluntad y salvar nuestras vidas.

Por eso, mucho cuidado con formarnos una idea de Dios según nuestros criterios, nuestros sentimientos o imaginación. ¡Mucho cuidado!, porque el diablo está al acecho y, a menos que nos descuidemos nos confunde.

Nos interesa conocer al Dios que nos revela Jesucristo, porque Él, Jesús, es la impronta de Dios, no el que nos imaginamos o nos formamos nosotros. Porque, también los judíos, el Sanedrín, fariseos y... se formaron el suyo y no aceptaron al que les presentó Jesús. El de ellos, según sus ideas era otro, el de la ley del sábado... Por eso mataron a Jesús.

6 de marzo de 2019

AUDIENCIA DEL PAPA FRANCISCO

Hoy, el Papa Francisco nos habla de la segunda invocación del Padrenuestro: "Venga a nosotros tu Reino" y coincide con este miércoles de ceniza donde se nos invita, en el nombre del Señor, a convertirnos y a creer en el Evangelio. Realmente eso es pedir y desear que el Reino de Dios venga a nosotros.

 Creer en el Evangelio es creer en esa Buena Noticia que Jesús nos anuncia. Una Noticia que nos Salva y que nos y llena nuestro corazón, como nos dice el Papa Francisco, de luz con la esperanza de que Cristo viene a nuestro encuentro.



PAPA FRANCISCO
AUDIENCIA GENERAL
Plaza de San Pedro
Miércoles, 6 de marzo de 2019


Queridos hermanos:

Nos fijamos hoy en la segunda invocación del Padre nuestro, que dice: “Venga a nosotros tu Reino”. Jesús ya desde el comienzo de su misión anunciaba la llegada del Reino, y animaba a la gente a convertirse para acoger en sus vidas la Buena Noticia de la salvación. Cuando en un mundo tan marcado por el pecado y el sufrimiento rezamos con la expresión “venga a nosotros tu Reino”, le pedimos a Dios que no se aleje de nosotros, porque lo necesitamos.

En sus parábolas, Jesús enseñó que el Reino de Dios crece y se propaga con paciencia y mansedumbre. Que a pesar de tener una apariencia humilde, como un grano de mostaza o un poco de levadura, lleva dentro una fuerza capaz de transformar los corazones y el mundo. Estas parábolas manifiestan también el misterio de Cristo, de su muerte y resurrección. Él es como el grano de trigo que cae en tierra y muere para dar mucho fruto.

Así, cuando decimos en el Padre nuestro “venga a nosotros tu Reino”, nuestro corazón se llena de luz con la esperanza de Cristo que viene a nuestro encuentro.

Saludos:
Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española provenientes de España y América Latina. En particular saludo a los participantes en el “Encuentro Mundial de Transportistas y Empresarios, sobre Cambio climático, Tráfico humano, Tecnología y Transporte”, organizado por la Academia Pontificia de las Ciencias sociales. Que el estudio de Laudato si’ los ayude a dar pasos significativos de justicia y solidaridad. Y a todos les deseo un feliz comienzo de Cuaresma, tiempo de conversión y de misericordia: que la oración, la limosna y el ayuno nos ayuden a renovar nuestra vida cristiana, participando en la Pascua del Señor. Que Dios los bendiga. Muchas gracias.


28 de febrero de 2019

AUDIENCIA DEL PAPA FRANCISCO

Hoy leemos lo que el Papa nos dice del Padrenuestro. Es la oración que Jesús nos enseña para estar en contacto con nuestro Padre y para reconocerle, santificarle y pedirle por todas nuestras necesidades. El Papa se para hoy en la primera de estas súplicas y nos anima a descubrir la grandeza y admiración al Padre que Jesús nos manifiesta y el deseo de dárnoslo a conocer.




PAPA FRANCISCO
AUDIENCIA GENERAL
Plaza de San Pedro
Miércoles, 27 de febrero de 2019




Queridos hermanos y hermanas:
La oración del Padrenuestro contiene siete peticiones. En las tres primeras, que se refieren al “Tú” de Dios, Jesús nos une a él y a sus más profundas aspiraciones, motivadas por su infinito amor hacia el Padre. En cambio, en las últimas cuatro, que indican el “nosotros” y nuestras necesidades humanas, es Jesús quien entra en nosotros y se hace intérprete ante el Padre de esas necesidades.

En su simplicidad y esencialidad, el Padrenuestro es modelo de toda oración porque contiene, a la vez, la contemplación de Dios, de su misterio, de su belleza y su bondad, como también una súplica atrevida de lo que necesitamos para vivir bien. Con esta oración Jesús nos enseña a confiar y a abandonarnos en Dios, que nos conoce, nos ama y sabe cuáles son nuestras necesidades.

Hoy consideramos la primera de estas súplicas, que dice así: «Santificado sea tu nombre». En ella expresamos toda la admiración de Jesús por la belleza y la grandeza del Padre, y su deseo de que todos lo conozcan y lo amen. Y presentamos también nuestro ruego de que su nombre sea santificado en nosotros, en nuestra familia, en nuestra sociedad y en el mundo entero. Es Dios quien nos santifica; es él quien nos transforma con su amor; mientras nosotros, con nuestro testimonio de vida, manifestamos su santidad en el mundo, y hacemos presente su santo nombre.


Saludos:
Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española venidos de España y Latinoamérica. Pidamos al Señor que con la fuerza de su santidad destruya el mal que aflige a nuestro mundo, y nos conceda vivir con la convicción de que su amor redentor, que ha vencido al maligno, no nos abandona nunca.
Que Dios los bendiga. Muchas gracias.

13 de febrero de 2019

AUDIENCIA DEL PAPA FRANCISCO

Rezamos, y lo hacemos de verdad, cuando nuestras palabras salen de un corazón silencioso en actitud dialogante con nuestro Padre Dios, nos dice el Papa Francisco en su audiencia de hoy. Y también nos adentra en tomar una actitud de diálogo confiado y cercano desde el tú al nosotros.

No se trata de individualizar nuestra oración, sino de dialogar humildemente con nuestro Padre Dios desde y con la comunidad de hermanos y hermanas tal y como nos dice el Papa. Porque, la oración con Dios es siempre comunitaria, aunque sin darnos cuenta digamos yo, Él siempre pone nosotros.



PAPA FRANCISCO
AUDIENCIA GENERAL
Aula Pablo VI
Miércoles, 13 de febrero de 2019


Queridos hermanos y hermanas:

Seguimos con la catequesis sobre el Padrenuestro para aprender a rezar cada vez mejor. La verdadera oración es la que se realiza en el secreto del corazón; es un diálogo silencioso, como un cruce de miradas entre dos personas que se aman: Dios y el hombre.

Jesús nos enseña a rezar con el “tú”, y no con el “yo”; porque la oración cristiana es confidencial pero también es diálogo. En la oración del Padrenuestro decimos: «Sea santificado tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad». Y en la segunda parte pasa al “nosotros”: «danos el pan de cada día, perdona nuestras deudas, no nos dejes caer en la tentación, líbranos del mal». La oración cristiana no es individualista, sino que es un diálogo con Dios, desde y con la comunidad de hermanos y hermanas.

El cristiano cuando reza lleva consigo a las personas y las situaciones que vive, y hace propios los sentimientos de Jesús, que siente compasión de cuantos encuentra en su camino. También nosotros cuando rezamos tenemos presentes a aquellas personas que no buscan a Dios, porque Jesús no ha venido a salvar solo a los justos, o a los que se creen justos, sino a los pecadores.


Saludos:
Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española venidos de España y Latinoamérica. Hay banderas panameñas ahí. Saludo al grupo Valdocco, que está presente y trabaja en zonas marginales por la cultura, por el bienestar de los pueblos. Los animo a pensar cómo es el diálogo que tienen con el Señor y a seguir el ejemplo de Jesús para rezar de forma concreta, recordando a aquellos que tienen a su lado y aman, como también a aquellos que no quieren tanto. Necesitamos aprender de Dios que es bueno con todos.
Que Dios los bendiga. Muchas gracias.