11 de julio de 2018

EN AUSENCIA DEL PAPA



Supongo que el Papa Francisco está descansando de las audiencias. Es bueno tomarse un respiro y hacer un alto en el camino para, al mismo tiempo de descansar, reflexionar y retomar fuerzas para seguir y continuar el camino. Son tiempos de parar y hacer otra cosa, pero tiempos también de calor y fatiga. El verano invita a tomarse un respiro de lo rutinario, de la agotadora agenda que se torna más dura en tiempos de intenso calor y bochorno. Descansemos pues.

Pero, siempre será un buen momento para levantar la mirada y pedirle fuerzas al Señor para saber descansar y no holgazanear. Porque, a veces, las vacaciones o descanso pueden ser una arma de doble filo, y con esta disculpa abrirle la puerta al diablo, sin darnos cuenta, y sumergirnos en la vida placentera, despreocupada del dolor de los demás y ponernos de lado frente al Señor. Las seducciones del mundo están siempre activas y, quizás, más activas en tiempos de vacaciones.

Todo es bueno, porque todo ha sido creado por Dios, pero, al intervenir la mano del hombre muchas cosas se convierten en peligrosas y pueden hacer mucho daño. Tengamos unas vacaciones de cambio de actividad, pero de estrechamiento, quizás más, por mor del tiempo, con el Señor, que Él también, si lo invitamos, se va de vacaciones con nosotros. ¿Quién deja a su mejor amigo en casa y no lo invita a descansar con él?

Digamos, con mucha humildad y a moda de humor, que, ante la ausencia de la audiencia del Papa Francisco, hacemos nuestra humilde y pobre audiencia. Felicitamos a todos los que están de vacaciones y rezamos para que sean unas vacaciones que sirvan para descansar y para estrechar más nuestra intimidad con el Señor.

Un fuerte abrazo a todos en Xto. Jesús.

7 de julio de 2018

FÁTIMA Y LOS PAPAS DESDE 1917 (II)





Juan Pablo I: Del que ya hemos hablado anteriormente, y quizás ahora, el mencionar una anécdota de su visita a Fátima en el verano de 1977, cuando se vio con la Hna. Lucía. Y es que, si como sabemos que antes de hablar con Lucía tenía una gran inquietud por lo referido del milagro del sol, volvió pálido a Venecia, ya que Lucia le había profetizado que sería el siguiente Papa.

Juan Pablo II: Como me alargaría más de lo previsto al hablar de Juan Pablo II y su relación con las apariciones de Fátima, mencionaré solamente algunos acontecimientos significativos: El 13 de mayo de 1982 viajo al Santuario de Fátima para agradecer a Nuestra Señora el haberle salvado la vida exactamente un año antes, en el atentado de la Plaza de San Pedro. Ese día consagró el mundo una vez más a nuestra Señora, renovándola el año 1984 en la Plaza de San Pedro ante la imagen de Nuestra Señora de Fátima,llegada desde la capilla de las Apariciones. En esa ocasión ofreció uno de los proyectiles que le alcanzaron, hoy engastado en la corona preciosa de la misma imagen. Visitó de nuevo Fátima en 1991, y agradeció a la Santísima Virgen la resolución de los acontecimientos en los países del Este de Europa.
Y dejar constancia de la importancia que dio al rezo del santo rosario cuando le preguntaron por el tercer secreto de Fátima, sacando del bolsillo un santo rosario y considerándolo como el mejor remedio.

Benedicto XVI. “Fátima es un lugar particularmente significativo para este Papa”, dijo el P. Federico Lombardi, que habló del Santuario portugués ...
Recordemos su viaje Apostólico a Portugal en el 10 aniversario de la beatificación de Jacinta y Francisco el 13 de mayo de 2010.

Francisco I: Consagró su pontificado a la Virgen de Fátima el 13 de abril de 2013.
El 17 de mayo de 2017, centenario de apariciones, canonizó en Fátima a los pastorcitos, Jacinta y Francisco, y en su primer discurso ante el inmenso gentío y en el idioma portugués: "En este lugar, desde el que hace 100 años manifestaste a todo el mundo los designios de la misericordia de Dios, miro tu túnica de luz y, como obispo vestido de blanco, tengo presente a todos aquellos que vestidos con la blancura bautismal quieren vivir en Dios y recitan los misterios de Cristo para obtener la paz"
andrésdeMaría

4 de julio de 2018

PERDÓN Y AMOR

Resultado de imagen de Perdón y amor por Fano
Hoy no hay audiencia y en su lugar podíamos hablar o reflexionar sobre el perdón. Es el Evangelio de mañana que guarda un paralelismo con el de hoy. Ambos tienen el centro, desde mi humilde punto de vista, en el perdón. La expulsión de demonios libera psíquicamente y espiritualmente y nos libra de la muerte representada en el sepulcro. 

También, el perdón nos libera de nuestras parálisis y nos pone en movimiento para reanudar el camino que, quizás, por falta de perdón o arrepentimiento no habíamos reanudado, valga la redundancia. Todos hemos experimentado un gran alivio y alegría al sentirnos perdonados. Y es que el centro de nuestra alegría está en el perdón. Lo necesitamos para vivir cada día, para respirar y para continuar nuestro camino. Sin perdón quedamos paralizados.

Y, a nadie se le esconde, que perdonar necesita del amor. Amar y perdonar son las esencias y señales de todo seguidor de Jesús. Si tenemos un sello que nos distingue y que huele a discípulo de Jesús es el olor a perdón y a amor. Claro está que Jesús lo puso en el centro de la Ley y los profetas. En ellos dos está contenido todo lo que debemos vivir en nuestra vida de seguimiento a nuestro Señor.

Pero, que pobres somos ante tan alta misión. Perdonar y amar son las razones de nuestro vivir y los pecados de nuestro corazón. Experimentamos nuestras limitaciones y la necesidad de la Gracia del Espíritu Santo, enviado para acompañarnos, para poder asumir, aceptar, querer y vivir en el esfuerzo diario de perdonar y amar. Sólo junto al Espíritu Santo lo conseguiremos, y eso nos da mucha esperanza, alegría y entusiasmo. ¡Adelante, la vida es hermosa desde esa vivencia y esperanza!

30 de junio de 2018

FÁTIMA Y LOS PAPAS DESDE 1917 (I)





Muy brevemente voy a recordar algunos detalles significativos que indican la importancia que han dado a los mensajes de Fátima todos los Papas desde 1917.

Benedicto XV: Para que finalizasen los horrores de la primera guerra mundial recomendó el 5 de mayo de 1917 la oración por la paz mundial a toda la Iglesia, pero especialmente a los niños. El Cielo respondió en Fátima al terminar la novena (del 5 al 13 de mayo de 1917).

Pio XI: Fue nombrado cardenal en la capilla Sixtina el 13 de mayo de 1917. Fue gran devoto de la Virgen de Fátima.

Pio XII: En cuatro ocasiones vio la danza del sol, y lo tomó como una confirmación para proclamar el dogma de la Asunción de la Santísima Virgen el 1 de noviembre de 1950. Envió un delegado a coronar la imagen de Nuestra Señora de Fátima (1946) y señaló para Fátima la clausura del Año Santo de 1950-1951.

Juan XXIII: Cuando era patriarca de Venecia hizo una peregrinación al Santuario de Fátima. A él le correspondía, según manifestó la Santísima Virgen a Lucía, ya que era Papa en el año 1960, dar a conocer el tercer secreto. Sabemos que cuando lo leyó no consideró prudente darlo a conocer, y tres meses después de ser nombrado Papa, en enero de 1959 anunció la convocatoria del Concilio Ecuménico. Podemos pensar que Juan XXIII, inspirado por el Espíritu Santo, consideró que la Iglesia necesitaba una auténtica renovación antes de dar a conocer el tan famoso secreto.

Por otra parte, en esas mismas fechas, en 1961 el Cielo fue preparando a Isabel Kindelmann, la carmelita seglar, para que diese a conocer “La Llama de Amor del Inmaculado Corazón de María, así como de otro acontecimiento muy importante para la Iglesia y que se inició en el año 1961.

Pablo VI: Al final de la tercera sesión del Concilio (21 de noviembre de 1964), anunció la concesión de la Rosa de Oro al Santuario de Fátima y el 13 de mayo de 1967, cincuentenario de la primera aparición, peregrinó al Santuario de Fátima…

andrésdeMaría



27 de junio de 2018

AUDIENCIA DEL PAPA FRANCISCO

El Papa acoge y da la bienvenida a un grupo de jóvenes y a una delegación especial olímpica. Les anima y les bendice y les señala el camino para crecer en Cristo. 

Y también, en su catequesis del miércoles nos descubre el amor de Dios. Un Dios que nos salva y nos libera sacándonos de la esclavitud y dándonos todo su amor de forma incondicional, pero necesitando nuestra libertad y confianza para salvarnos. Y, sobre todo, nuestro reconocimiento de Padre bueno que nos escucha y nos da todo lo necesario para salir de nuestras propias esclavitudes que nos oprimen nos destruyen. Desde aquí, nos dice el Papa, respondemos agradecidos y libremente, porque, no se trata de impedimentos y normas que cumplir, sino de nuestra propia liberación y salvación.





PAPA FRANCISCO
AUDIENCIA GENERAL
Miércoles, 27 de junio de 2018


Saludos del Santo Padre en el Aula Pablo VI

A la peregrinación organizada por «Iniciativa católica para el joven sordo de América» (DCYIA)

Querido amigos:

Doy una calurosa bienvenida al grupo «Iniciativa católica para el joven sordo de América». Rezo para que vuestra peregrinación: “Un tiempo para caminar con Jesús”, os ayude a crecer en el amor a Cristo y a los demás. El Señor tiene un lugar especial en su corazón para aquellos que sufren cualquier tipo de discapacidad, y también lo tiene el Sucesor de San Pedro. Espero que vuestra permanencia en Roma sea espiritualmente enriquecedora y fortifique vuestro testimonio del amor de Dios por todos sus hijos. Mientras continuáis vuestro viaje, os pido que por favor no os olvidéis de rezar por mí. Que Dios todopoderoso os bendiga abundantemente.

A una delegación de la organización “Special Olympics ”


Doy una especial bienvenida a la delegación de la organización «Olimpiadas Especiales», con motivo del 50 aniversario de su fundación. El mundo de los deportes ofrece una oportunidad particular para que las personas crezcan en el entendimiento mutuo y en la amistad. Rezo para que esta Llama Olímpica sea un signo de alegría y esperanza en el Señor que otorga los dones de la unidad y la paz a todos sus hijos. Sobre todos los que apoyan los objetivos de las Olimpiadas Especiales, imploro de corazón a Dios su bendición, que él os conceda el gozo y la paz.


CATEQUESIS
Queridos hermanos y hermanas:

El texto de los diez mandamientos está precedido por una frase que pone de manifiesto la generosidad de Dios, recordando que Dios liberó a su pueblo y lo sacó de la esclavitud. Es una muestra más de que Nuestro Dios primero salva y después nos pide confianza.

Desde esta perspectiva, la vida cristiana no es simplemente un obedecer normas ni cumplir deberes, tampoco depende solo de nuestra fuerza de voluntad, sino que es una respuesta agradecida a un Padre generoso que nos ama y nos libera. Un corazón que ha sido tocado por el Espíritu Santo es agradecido y recuerda la bondad de Dios y los muchos beneficios que ha recibido de él.

Si alguien no ha hecho todavía experiencia de la acción liberadora de Dios en su vida, necesita elevar su grito al Padre como hizo el pueblo de Israel, él siempre escucha el lamento de sus hijos y los libera. Nosotros no podemos salvarnos únicamente con nuestras propias fuerzas, pero podemos gritar pidiendo ayuda. Esto es ya una forma de oración, que brota de lo que en nosotros existe de oprimido y necesitado de libertad. Dios escucha siempre nuestro grito, pues él nos ha llamado a vivir como hijos libres y agradecidos, obedeciendo con alegría a aquel que nos ha dado mucho más de lo que nosotros podremos darle.



Saludos:
Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España y Latinoamérica.
Los invito a que, recordando todo lo bueno que Dios ha hecho en ustedes, respondan con libertad y alegría a la llamada de Dios, que nos ama y nos libra de nuestras esclavitudes para que podamos vivir como sus hijos amados. Que Dios los bendiga. Muchas gracias.

26 de junio de 2018

RECORDANDO A CARMEN BELLVER MONZÓ

Resultado de imagen de l Encuentro de Blogueros con el Papa en Madrid
l Encuentro de Blogueros con el Papa en Madrid
En el centro mismo de la foto y en la tercera fila
empezando desde abajo.


Hace ya días Néstor Mora me envío un mensaje comunicándome que Carmen Bellver Monzó había fallecido ya algún tiempo. Hoy, con un poco de paciencia y tranquilidad, quiero recordarla y elevar mis oraciones por su alma. Fue una de las primeras blogueras con el Papa que conocí en aquel hermoso, sencillo e ilusionado I Encuentro de Blogueros con el Papa en Madrid. 

A partir de ahí he contactado y compartido con ella algunos comentarios sobre sus escritos y reflexiones en religión digital con su blog diálogo sin fronteras. Quisiera recordarla y compartir con todos los blogueros una oración por su alma. Supongo que muchos la recordaran, sobre todo Cristina Llano, Joan Carrera del Rincón, Néstor, que me dio la noticia y otros.

Pidamos al Señor que la acoja en su Gloria y Misericordia y que desde el cielo interceda, por la comunión de los santos, por los blogueros con el Papa, para que sigan derramando el Evangelio de la buena Noticia junto al Papa por las periferias del mundo. Carmen Bellver Monzó descansa en la paz del Señor. Amén.

23 de junio de 2018

FÁTIMA Y JUAN PABLO I




Como ya indiqué anteriormente, y para no alargarme, voy a prescindir de dar algunas fechas, así como otros detalles, ya que se pueden encontrar fácilmente en internet.

Un año antes de ser nombrado Papa, el cardenal Luciano Albino visitó a las Carmelitas Descalzas de Coímbra. Necesitaba hablar con Sor Lucía, la vidente de Fátima, que como ya sabemos, fue la única que se quedó entre nosotros con la misión encomendada por la Virgen de dar a conocer la devoción al Corazón Inmaculado de la Virgen María por todo el mundo.

El motivo de su visita fue el de comentar y compartir con ella su inquietud después de reflexionar largamente sobre lo ocurrido el 13 de octubre de 1917, el último día de las apariciones de Fátima.

Al Cardenal Albino le había impresionado sobre manera unos sucesos que habían pasado desapercibidos para la inmensa mayoría, y que tampoco les dieron mayor importancia los que habían deparado en ellos.

No fue el espectacular milagro de haberse secado al instante las ropas de todos los que asistieron aquella mañana a las campas de Fátima. Fue el reparar con inmensa tristeza que en la Iglesia se iba a ir olvidando de un “arma” espiritual que nos había recordado ininterrumpidamente en Fátima La Virgen del Rosario, como así quiso que la recordásemos en su última aparición.

El cardenal Luciano intuyó con profundo dolor el hecho de que, durante el milagro del sol, mientras los espectadores veían con mayor o menor angustia como el sol se iba acercando a la tierra, simultáneamente, los tres pastorcitos estaban rezando el rosario a la vez que veían las distintas escenas que se correspondían con los misterios contemplados.

Y es que conocía el llamado urgente que la Virgen de las Lágrimas, la de La Salette, había hecho a los verdaderos discípulos, los verdaderos devotos, a los apóstoles de los últimos tiempos. Y los tres pastorcitos rezando el rosario mientras la multitud permanecía más o menos asustada, eran un testimonio de la necesidad de los apóstoles llenos del espíritu de María en una sociedad en la que se estaba extendiendo la apostasía.

andrésdeMaría



6 de junio de 2018

AUDIENCIA DEL PAPA FRANCISCO

Confirmamos nuestra fe y abrimos nuestro corazón a la acción del Espíritu Santo. Es Él quien no llevará por el camino de la comunión y unidad con la Iglesia y los hermanos, y con la actitud y disponibilidad para construir un mundo mejor. Un mundo de paz, justicia y amor. 

La paz, nos dice el Papa Francisco, manifiesta nuestra incorporación a la comunidad eclesial con la que concluye el rito de la confirmación. Es el saludo con el que Jesús, el Señor, se presenta ante sus discípulos en la noche de Pascua y el saludo que nos identifica y nos mantiene unidos. Es el saludo que el Obispo, pastor de la comunidad particular, que expresa nuestra unión con él y con toda la comunidad.



PAPA FRANCISCO
AUDIENCIA GENERAL
Plaza de San Pedro
Miércoles, 6 de junio de 2018


Queridos hermanos y hermanas:

Continuamos la reflexión sobre la confirmación considerando los efectos del don del Espíritu Santo en quienes reciben este sacramento. El Espíritu nos mueve a salir de nuestro egoísmo y a ser un don para los demás.

La recepción de la confirmación nos une con mayor fuerza a los miembros del Cuerpo místico de Cristo, que es la Iglesia. Tenemos que pensar en la Iglesia como un organismo vivo, compuesto de personas que caminan formando una comunidad junto al obispo, que es el ministro originario de la confirmación y quien nos vincula con la Iglesia.

Esta incorporación a la comunidad eclesial se manifiesta en el signo de la paz con el que se concluye el rito de la confirmación. El obispo dice a cada confirmado: «la paz esté contigo». Estas palabras nos recuerdan el saludo de Jesús a sus discípulos en la noche de Pascua y expresan la unión con el Pastor de esa iglesia particular y con todos los fieles. Recibir la paz a través del obispo nos impulsa a trabajar por la comunión dentro y fuera de la Iglesia, a mejorar los vínculos de concordia en la parroquia y a cooperar con la comunidad cristiana. 

La confirmación se recibe una sola vez, pero su fuerza espiritual se mantiene en el tiempo y anima a crecer espiritualmente con los demás.

Saludos:
Saludo especialmente a los peregrinos de lengua española venidos de España y Latinoamérica. De modo particular, saludo a los responsables y miembros de la Cadena COPE, con motivo de su convención anual, y que están acompañados por el Presidente de la Conferencia Episcopal Española, Cardenal Ricardo Blázquez Pérez.
Los animo a pedir la asistencia del Espíritu Santo en sus vidas para que les conceda la valentía de comunicar y anunciar la alegría del Evangelio, con palabras y obras, a cuantos encuentran en el camino de la vida.

Que Dios los bendiga. Muchas gracias.

26 de mayo de 2018

LOS ÚLTIMOS PAPAS Y LOS MENSAJES DE LA VIRGEN MARÍA



Vamos a recordar la enorme importancia que los Santos Padres han dado a los mensajes de las últimas apariciones de la Santísima Virgen.

Conocimiento que considero de gran interés para un blog en el que su finalidad es la de estar “con el Papa”.

Primeramente, me voy a referir a las palabras con las que contestó Juan Pablo II cuando le preguntaron por el mensaje de La Salette (*):

“Estamos en el corazón de las profecías”, y en otra ocasión la denominó “La Reina de las profecías”

Dado que el mensaje completo es de un profundo y largo contenido, solamente voy a hacer referencia al principio del apartado número 30, de los 33 que lo componen:

“Yo dirijo un apremiante llamado a la tierra; llamo a los verdaderos discípulos de Dios viviente y reinante en los cielos.

Llamo a los verdaderos imitadores de Cristo hecho hombre, el único y verdadero Salvador de los hombres.

Llamo a mis hijos, mis verdaderos devotos, aquellos que se han entregado a mí para que los conduzca a mi Hijo divino, aquellos que, por así decir, llevo en mis brazos; aquellos que han vivido de mi espíritu.

Llamo en fin a los apóstoles de los últimos tiempos, los fieles discípulos de Jesucristo que han vivido en desprecio del mundo y de sí mismos, en la pobreza y en la humildad, en el desprecio y en el silencio, en la oración y en la mortificación, en la castidad y en la unión con Dios, en el sufrimiento y desconocidos del mundo.
Es tiempo de que salgan y vengan a iluminar la tierra…”.

Cuando comentemos en la siguiente reflexión lo ocurrido con el Cardenal Luciano Albino, unos meses antes de ser nombrado Papa, y el porqué de su profunda inquietud acerca de lo ocurrido el día 13 de octubre de 1917 en Fátima, nos va a servir para aclarar lo que la Santísima Virgen nos pide en lo que acabamos de conocer en La Salette al hablar de los verdaderos discípulos, los verdaderos devotos, y de los apóstoles de los últimos tiempos.

(*) Omito detalles de los datos que voy mencionando, para evitar alargarme, y porque que, además, no hay ninguna dificultad para profundizar en su conocimiento por medio de internet.

andrésdeMaría

23 de mayo de 2018

AUDIENCIA DEL PAPA FRANCISCO

En la confirmación, nos dice el Santo Padre, reafirmamos nuestro bautismo y robustecemos la Gracia bautismal. Con la unción del crisma recibimos al Espíritu Santo, para que, a lo largo de toda nuestra vida, vivamos conformados en Cristo y fieles a nuestro compromiso bautismal.

No podremos avanzar en nuestra vida cristiana sin la presencia del Espíritu Santo. Él nos dará la fuerza necesaria para salvar todos los obstáculos que se nos vayan presentando. Toda la vida de Jesús estuvo animada por el Espíritu Santo, no dice el Papa. Pidamos también nosotros que ese mismo Espíritu Santo, que también nosotros recibimos en nuestro bautismo, nos confirme ahora su perpetua presencia en nuestra confirmación y nos fortalezca con la unción del crisma para continuar nuestra peregrinación hacia la Casa del Padre.



PAPA FRANCISCO
AUDIENCIA GENERAL
Miércoles, 23 de mayo de 2018


Queridos hermanos:

Después de las catequesis sobre el bautismo, reflexionamos ahora sobre la confirmación. Este sacramento se llama así porque confirma el bautismo y robustece la gracia bautismal. Se llama también crismación, porque con la unción del crisma se recibe al Espíritu Santo, para que el cristiano se conforme cada vez más a Cristo y se comporte siempre como hijo de Dios.

Cristo fue ungido por el Espíritu Santo, y toda su vida estuvo animada por el Espíritu; de la misma manera, la vida de la Iglesia, y de cada uno de nosotros, ha de estar guiada por el mismo Espíritu. El Espíritu descendió con su fuerza sobre los Apóstoles el día de Pentecostés, y recibieron el impulso misionario de entregar sus vidas por la santificación de los hombres, para gloria de Dios. En la confirmación, Cristo nos colma con su Espíritu y nos consagra como testigos suyos, nos hace partícipes de su misma vida y misión. El testimonio cristiano consiste en hacer todo lo que el Espíritu de Cristo nos pide, dándonos su gracia para cumplirlo.


Saludos:
Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española  provenientes de España y América Latina. Con el recuerdo todavía reciente de la pasada fiesta de Pentecostés, pidamos a la Virgen María que nos ayude a ser dóciles al Espíritu Santo, para que sepamos dar a nuestro alrededor un testimonio vivo de santidad y amor, entregándonos en todo momento al bien de los demás. Que el Señor los bendiga. Muchas gracias.

19 de mayo de 2018

SOBRE LA LLAMA DE AMOR DEL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA



Mi admiración por la espiritualidad del Carmelo es debida en un principio a la atracción que hace ya muchos años sentí por el profeta Elías, y quizás y sin saberlo, por lo que quedó impreso en mi alma al conocer la fe y valentía con que se enfrentó con los 450 falsos profetas de Baal y la radicalidad con la que ordenó que fueran eliminados.

Misterioso acontecimiento que posteriormente me lo desveló uno de los más sublimes hijos del “terrible profeta”: San Juan de la Cruz, y fue al comprender que había que interiorizar la escena, ya que los innumerables profetas de los baales, no son otros que los que tenemos que ir eliminando en nosotros mismos, y que tan magistralmente lo explica en su libro de “La Llama de Amor Viva”.

Posteriormente fueron “Las Moradas” de Santa Teresa, las que, de otra manera, pero con la misma finalidad, va señalando el camino para ir acercándonos a la “cámara secreta”, en donde nos espera “Su Majestad” a TODOS, para dar comienzo aquí, en la tierra, a la celebración de las eternas bodas. Recorrido en el que hay que llegar hasta el centro del alma, siendo obligado para poder seguir adelante, el reconocimiento sincero de nuestras miserias y el de su infinita misericordia.

Y finalmente, y a la que me voy a referir posteriormente, es a Isabel Kindelmann, (1913-1985), carmelita seglar, que se quedó viuda con seis hijos de corta edad y, en donde el comunismo que se extendió por toda Hungría aumentaron sobremanera las dificultades para mantener con su durísimo trabajo a la inocente prole. Y será rodeada de estas dificultades en donde ira refiriendo en su “Diario Espiritual” la terrible noche oscura por la que tuvo que pasar como necesaria purificación para dar a conocer al mundo entero la misma Llama de Amor de la que nos habla San Juan de la Cruz y de la que arde en la séptima morada, en el centro de nuestras almas, según nos lo explica la Santa de Ávila, Santa Teresa, y que Isabel nos la da a conocer en estos tiempos tan profundamente marianos, como LA LLAMA DE AMOR DEL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA. Llama de Amor, que tendrá que partir desde El Carmelo (15-abril de 1962), siendo su misión principal y único fin la de cegar a Satanás (23-febrero de 1964) con la promesa de que todo el mundo sentirá en su corazón su autenticidad (19 de octubre de 1962)

¡¡¡MONTE CARMELO!!! ¡¡¡CORAZÓN DE JESÚS!!! ¡¡¡EUCARISTÍA!!!
Y en La Cima del Santo Monte, el Refugio Santo DEL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA.

andresdeMaría


16 de mayo de 2018

AUDIENCIA DEL PAPA FRANCISCO

Hoy el Papa nos habla del simbolismo de la vestidura blanca y la vela encendida. Son símbolos que nos ayudan a entender la pureza y la blancura de nuestra alma al ser transfigurada en la gloria divina y conformadas con Cristo, el Señor. Nuestro compromiso, nos dice el Santo Padre, nos exige preservar esta vestidura "sin mancha hasta la vida eterna", y para ello necesitamos estar unidos a Cristo y a su Iglesia.

Porque, es en la Iglesia y unidos a los hermanos, donde perseveramos injertados en Cristo y sostenemos la llama encendida del amor y la fe por la Gracia que de Él recibimos. En esa misión tienen mucho que decir los padres, padrinos y madrinas, nos alerta el Papa, para, con su ejemplo y testimonio, vaya creciendo y alimentando en los pequeños  esa llama de la fe.




PAPA FRANCISCO
AUDIENCIA GENERAL
Miércoles, 16 de mayo de 2018


Queridos hermanos y hermanas:

La última catequesis sobre el bautismo está dedicada a la vestidura blanca y a la vela encendida, que simbolizan la dignidad del bautizado y su vocación cristiana.

Desde los primeros siglos, los recién bautizados se revisten de una nueva vestidura blanca, para expresar su condición, recibida en el sacramento, de criaturas transfiguradas en la gloria divina. Estamos llamados a preservar esta vestidura «sin mancha hasta la vida eterna», recorriendo el camino de la vida cristiana, cultivando las virtudes y, sobre todo, viviendo la caridad.

El otro símbolo es la vela encendida en el cirio pascual, que indica que la luz procede de Cristo resucitado, de quien recibimos su esplendor y su calor. La vocación cristiana nos impulsa a caminar en la luz de Cristo y a perseverar en la fe. Los padres, como también los padrinos y las madrinas, tienen la responsabilidad de alimentar esta llama bautismal para que los más pequeños vayan creciendo en la fe.

La celebración del bautismo se concluye con el Padre Nuestro, que es la oración de los hijos de Dios. Los niños recién bautizados aprenderán esta oración y lo que significa llamar a Dios Padre dentro de la Iglesia.


Saludos:
Saludo especialmente a los peregrinos de lengua española venidos de España y Latinoamérica. Los invito a poner los medios necesarios para que la gracia del bautismo crezca y fructifique en sus vidas. No se desalienten ante las dificultades y busquen a Dios una y otra vez, porque el Espíritu Santo da la fuerza necesaria para alcanzar la santidad en medio de las circunstancias que les toca vivir cada día.
Que Dios los bendiga. Muchas gracias.

12 de mayo de 2018

EL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA. LA NUEVA ARCA DE NOÉ




Sabemos que fue el Arca de Noé el único refugio para no perecer ahogados en el diluvio universal.

Ahora, el nuevo refugio, para poder salvarse del diluvio relativista que está inundando al mundo entero, es el del Corazón Inmaculado de María.

Y si el Arca de Noé estaba calafateada por dentro y por fuera, para su doble protección, el Corazón Inmaculado de María, está totalmente sellado para poder relacionarse únicamente con Dios. Y ya sabemos que “ nunca tuvo en su alma impresa forma de criatura alguna, sino siempre su moción fue por el Espíritu Santo”. Y recordemos también, que Dios siempre dice María y María siempre dice Dios

¡Cómo entendió esta divina relación Santa Teresita del Niño Jesús, cuando decía: “no vine al Carmelo para vivir con mis hermanas, sino únicamente para responder a la llamada de Jesús” !.

Y no tengo ninguna duda de que cuando Teresita supo que su misión estaba en el Corazón de la Iglesia, es porque su alma estaba inundada del espíritu de María, pudiendo, así vivir en plenitud la divina enseñanza de Santa Teresa: “Solo Dios basta”,  

Permitidme que recuerde en estos momentos otra preciosa joya que nos dejó San Juan de la Cruz:  “Olvido de lo creado, memoria del Creador, atención a lo interior y estarse amando al Amado”.

Corazón Inmaculado de María, la única puerta para entrar en el Corazón de Jesús, y que, en compañía de San José, trinidad en la tierra, quieren ir transformándonos en el Taller místico de Nazaret.

Taller que nos ira elevando a mayores grados de amor, en la medida que nos dejemos esculpir con las herramientas que misteriosamente va preparando Dios para ¡cada uno de nosotros! y envueltas ¡siempre! en el misterio de su infinito Amor, ya seamos casados, solteros o consagrados, y poder así ir purificando tantas dependencias humanas que no nos dejan volar hacia Dios.

Filigrana del acabado del Taller, ¡qué envidia Señor!, cuando el alma ya no puede justificarse sea cual fuere la injuria recibida, porque humildemente ha comprendido que todas las recibió con infinita paciencia su Señor, con la participación de su Santísima Madre y que jamás podrá llegar a perdonar las ofensas recibidas, cómo se las ha perdonado Dios a él.    

Y del ascenso a superiores moradas, depende nuestro dejarnos manejar en el Santo Taller, es decir, del compromiso con que vivamos nuestra Consagración al Inmaculado Corazón de María.
andrésdeMaría

10 de mayo de 2018

AUDIENCIA DEL PAPA FRANCISCO

En el  bautismo nacemos a una vida nueva y morimos a esa vida de pecado. Dejamos al hombre viejo, nacido a la vida terrena, caduca y de muerte, para nacer a la vida eterna de gozo y alegría por el bautismo, que nos hace hijos de Dios para siempre. El bautismo, nos dice el Papa Francisco,  no se repite porque imprime un sello sacramental indeleble que el pecado no puede borrar, pero si puede impedir que dé frutos de salvación.

Seamos consciente de nuestro compromiso de bautismo y dejémonos guiar por la unción crismal recibida, como nos dice el Papa, que nos conforma con Cristo, Sacerdote, Profeta y Rey, y nos envía a hacer lo mismo animados por la acción del Espíritu Santo.



PAPA FRANCISCO
AUDIENCIA GENERAL
Miércoles, 9 de mayo de 2018




Queridos hermanos y hermanas:

Hoy fijamos nuestra atención en el rito central del bautismo: el lavacro santo acompañado de la invocación a la Santísima Trinidad, momento en el que somos bautizados y participamos en el Misterio pascual de Cristo: el hombre viejo queda sepultado para que renazca una creatura nueva. Morimos y nacemos en el mismo instante, pues la fuente bautismal se convierte en sepulcro y en madre. Estas dos imágenes manifiestan la grandeza de lo que sucede por medio de los gestos sencillos del bautismo.

Nuestros padres nos generaron a la vida terrena; la Iglesia, en el Bautismo, nos regenera a la vida eterna, haciéndonos hijos de Dios para siempre. Por eso, también sobre cada uno de nosotros, renacidos del agua y del Espíritu Santo, el Padre dice amorosamente: «Tú eres mi hijo amado» (cf. Mt 3,17). El bautismo no se repite porque imprime un sello sacramental indeleble que el pecado no puede borrar, pero sí puede impedir que dé frutos de salvación.

Luego, la unción crismal, nos conforma a Cristo “Sacerdote, Profeta y Rey”. Por eso, todo el Pueblo de Dios, animado por el Espíritu Santo, participa de esas funciones, y tiene la responsabilidad de misión y servicio que de ellas deriva.

Saludos:
Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española venidos de España y Latinoamérica. En este tiempo pascual, los invito a considerar la grandeza de la vocación cristiana que recibimos en el bautismo, y vivirla unidos a Cristo en la Iglesia, de modo que pueda dar frutos abundantes en una vida de fe y de caridad, al servicio de los hermanos. Muchas gracias.

5 de mayo de 2018

MARÍA Y EL DILUVIO RELATIVISTA




Estamos obligados a discernir los signos de los tiempos en los que a cada uno nos toca vivir, y en los presentes, con referencia muy especial al deterioro de la moral y espiritualidad en la conciencia de toda la humanidad, y del que nos han hablado con tanta claridad nuestros últimos Papas.

Y es que el renacido gnosticismo, ayudado por el reinante relativismo del que nos habla en su última exhortación nuestro querido y amado Papa Francisco, frenan con sus interminables razonamientos humanos lo que únicamente se puede alcanzar a través de la virtud teologal de la Fe.

Y de la enorme importancia que tiene la Madre de Dios, la Inmaculada en su Concepción, la que fue siempre Virgen y Asunta en Cuerpo y Alma al Cielo, es a la que me quiero referir.

Es grave, muy grave, esconder el tesoro que el Cielo ha puesto en nuestros corazones, y aún peor, negar la enorme importancia que tiene la Santísima Virgen María, con el fin de no provocar desacuerdos humanos, estando tan obligados en conciencia a dar a conocer a la Madre de toda la humanidad.

MARÍA, NO, NO ES UNA MUJER MÁS, como no pocas veces queremos hacerla pasar. Es, y lo recordaremos en otro momento, LA NUEVA ARCA DE NOÉ, con su Corazón Inmaculado abierto de par en par para poner a salvo del actual diluvio relativista a todos los que quieran entrar, sea cualesquiera su credo y su condición.

Y hoy no me quiero despedir sin decir que lo he pasado francamente mal, por atreverme a hablar de María, cuando hay tan bellísimos textos referidos a Ella en nuestra Santa Madre Iglesia. Y si he continuado, es porque puede que a alguien le sirva como primer peldaño para seguir subiendo en el conocimiento de esta indispensable escalera celestial.

andrésdeMaría

3 de mayo de 2018

AUDIENCIA DEL PAPA FRANCISCO

Por el bautismo entramos en la Iglesia, y hoy el Papa nos recuerda y nos llama a la reflexión de los ritos del sacramento del bautismo. Sabemos que el agua nos limpia y la utilizamos para el aseo personal, pues bien, el Papa nos dice que el agua es un elemento que se caracteriza por su capacidad de vivificar y purificar y se utiliza como símbolo para limpiarnos de nuestros pecados invocando sobre ella la fuerza del Espíritu Santo.

Así, continúa el Papa, quedamos sepultados en Cristo en su muerte y renacidos, también con Él en la Resurrección. Así, por el bautismo nacemos a una vida nueva, una vida llena de esperanza y de gozo, pues ya nada, si permanecemos en el Señor, puede perdernos.



PAPA FRANCISCO
AUDIENCIA GENERAL
Miércoles, 2 de mayo de 2018


Queridos hermanos y hermanas:

Reflexionamos hoy sobre los ritos del sacramento del bautismo que se realizan junto a la fuente bautismal, que son: la bendición del agua y la renuncia al pecado y la profesión de fe.

El agua es un elemento que se caracteriza por su capacidad de vivificar y purificar. Este simbolismo natural aparece en varios pasajes de la Palabra de Dios, que son recordados al bendecir el agua que se usará para el bautismo, a la vez que se invoca sobre ella la fuerza del Espíritu Santo, para que todos los que reciban el bautismo sean sepultados con Cristo en su muerte y con él renazcan a una vida inmortal.

Una vez que ha sido bendecida el agua, es necesario disponer el corazón para acceder al bautismo, por eso se realiza la renuncia a satanás y la profesión de fe. Estos son dos hechos que están estrechamente unidos, pues no se puede seguir a Cristo con condiciones, sino que hay que despojarse de todo lo malo para empezar la vida nueva en Cristo.

La respuesta a las renuncias y a la profesión de fe, se realiza en primera persona del singular. Esto indica que es una elección personal y responsable, que debe ser traducida en gestos concretos de confianza en Dios, y que no se reduce solo al momento del bautismo, sino que deberá acompañar todo el crecimiento y maduración de la vida cristiana.


Saludos:
Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España y Latinoamérica.
Los invito a que hagan memoria agradecida de su bautismo, y a que renueven con alegría y convencimiento el compromiso que sellaron aquel día, de modo que vivan siempre inmersos en el amor de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. Muchas gracias

28 de abril de 2018

EL SALTO DE FE DE JOSÉ


No creo equivocarme y si quedarme muy corto, si digo que la “noche oscura” por la que pasó José al ver el nuevo estado de María, ha sido una de las más dolorosas que haya pasado persona humana alguna, acompañado del silencio no menos doloroso de la dulcísima y obediente doncella, a la espera de que llegase el momento en el que el Espíritu Santo, su Divino Esposo, le diese la noticia al “justo” de Nazaret.

Sufrimiento de la divina doncella, por la angustiosa espera hasta que José pasase la prueba exigida por Dios, para que ni más ni menos, nos abriese las puertas del Paraíso a toda la humanidad.

Prueba que necesitaba otro INMENSO SALTO DE FE, ahora de José, para arrodillar los razonamientos de su puro y humano entendimiento y postrarse ante EL MISTERIO DE LA ENCARNACIÓN.

Había que preparar el matrimonio de María y José, para que entonasen al AMADO el más sublime y dulce “CANTAR DE LOS CANTARES”.

Que lejos quedan los amores, aun siendo tan puros, de Francisco y Clara, o los de Teresa y Juan de la Cruz, con los que vivieron María y José.

Que inmenso dolor el que están sufriendo María y José, por la bajeza con que hablan de tan santo matrimonio, hasta personas que se consagraron desde las “primeras horas del día” al Señor. 

Corrijamos, corrijamos tan equivocada postura, para no quedarnos sin aceite en las lámparas, cuando llegue la hora de la verdad.

Y es que LA PERFECTÍSIMA Y PERPETUA VIRGINIDAD DE MARÍA, puede ir ocultándose de la vista de nuestras almas, cuando con nuestro pensamientos, palabras u obras vamos concediendo terreno al “espíritu que anima a este mundo”.

andrésdeMaría

26 de abril de 2018

AUDIENCIA DEL PAPA FRANCISCO

Por el bautismo entramos a pertenecer a la Iglesia. El bautismo nos limpia del pecado que nos separa de Cristo, nos dice el Papa y también, en el caso de los niños, del pecado original. El bautismo es un don del Espíritu Santo que nos fortalece, nos asiste y nos acompaña en el combate de cada día contra las tentaciones y amenaza del mundo, demonio y carne.



PAPA FRANCISCO
AUDIENCIA GENERAL
Miércoles, 25 de abril de 2018




Queridos hermanos:

Continuamos la catequesis sobre el bautismo, y lo hacemos a la luz del Evangelio, que tiene la fuerza de trasformar a quien lo acoge con fe, arrancándolo del dominio del maligno para que aprenda a servir al Señor con alegría. La Iglesia acompaña a los catecúmenos en este camino con la oración, como nos recuerdan las letanías que preceden al rito bautismal.

En los exorcismos de los candidatos adultos, el sacerdote suplica a Dios que los libre de todo lo que les separa de Cristo y les impide unirse a Él. Del mismo modo, se pide la liberación del pecado original de los niños que van a ser bautizados, para que puedan ser consagrados como templos del Espíritu Santo.

El bautismo es un don del Espíritu Santo que nos da la fuerza para combatir el mal. Esto se simboliza en el gesto de la unción, que evoca a los atletas que ungían su cuerpo para tonificar los músculos y para evitar ser presa fácil de los adversarios. El óleo bendecido por el obispo, nos asegura la fuerza del Resucitado y la cercanía de la Iglesia en este combate, de modo que podamos decir con san Pablo: «Todo lo puedo en aquel que me conforta».


Saludos:
Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en modo particular a los grupos provenientes de España y América Latina. Los animo a perseverar en este combate, manteniéndose firmes en la fe en Jesucristo, vencedor del pecado y de la muerte, y constantes en la oración al Padre, pidiendo por todos los que se encuentran en peligro y sufren tribulación. Muchas gracias.

21 de abril de 2018

Un inmenso salto de Fe

Que sencillez la de aquella niña, ¡ya adolescente!, que enamorada de Dios, esperaba con inmensa alegría la anunciada llegada del Mesías al pueblo de Israel. Sabía que era inminente y estaba dispuesta a recorrer el mundo entero para poder adorar la mirada del Señor, y si por su pobreza tuviese que ir pidiendo hasta dar con Él, y al verla le diese un trozo de pan, aunque se muriese de hambre, lo haría con el mendrugo abrazado a su corazón.



Que lejos estaba aquella preciosa niña, ¡ya adolescente!, de creer que ella era “LA MUJER” que aplastaría la cabeza de la serpiente anunciada al comienzo del libro sagrado de Israel.

Dulcinea del Todopoderoso, que ya estaba preparada por su inmenso amor y humildad, para dar un inmenso SALTO DE FE: El de creer con el más inocente asombro e inalcanzable sencillez, que no existiendo concurso de varón, IBA A CONCEBIR EN SU SENO AL TAN ESPERADO Y PROMETIDO MESÍAS.

¡¡¡ LA BENDITA ENTRE TODAS LAS MUJERES !!!


La “Mujer del Génesis”. La única capaz de poder aplastar la cabeza de Satanás

La “Mujer de Caná”. La que sabe indicarnos, en el momento oportuno, que estemos atentos a lo que nos diga el Señor, y poder así, celebrar “cuando llegue la hora”, las Bodas con el Amado.

La “Mujer que al pie de la Cruz”, recibiría el inmenso encargo de su universal maternidad.

La “Mujer del Apocalipsis”, que al final triunfaría vestida del Sol.

Pero aquella niña, llamada María, no sabía aún que el sufrimiento iba a ser el encargado de preparar el traje de bodas del humano matrimonio de ella con José, para poder así, celebrarlo en el Paraíso Terrenal.

¡¡¡Que alegría la de Adán y la de Eva acompañados en el Limbo de sus innumerables hijos, al saber que iba a quedar restaurada la entrada al Edén !!!.

andrésdeMaría